Adelgazamiento consciente: qué es y cómo implementarlo

Mujer bajando de peso por adelgazamiento consciente

Lo primero que hace la gente cuando quiere adelgazar rápidamente es ir tras una dieta “milagrosa”. También hacer ejercicios físicos en grandes cantidades y a menudo sin ninguna orientación. O tomar remedios que garantizan la pérdida de peso en segundos y así sucesivamente. Pero el adelgazamiento consciente te reeduca y te impide cometer tales tonterías que en poco tiempo te regresarán los kilos perdidos y, a menudo, algunos kilos de más.

Para qué sirve el adelgazamiento consciente

A través del adelgazamiento consciente puedes descubrir qué comportamientos inconscientes has tenido en el transcurso de tu vida y que acaban impidiéndote adelgazar o o mantenerte delgado. Así que ya no dejes que las actitudes inconscientes o pensamientos negativos que te limiten tengan más espacio en tu vida.

Consejos para evitar la alimentación inconsciente

Cuando estés frente a la comida y con ganas de comer, pregúntate primero: ¿tengo hambre o es sólo antojo? Si tienes hambre, tu propio organismo te dará señales de que realmente debes comer, pero si es sólo una voluntad incontrolada de comer, pregúntate: ¿por qué reacciono de esta forma? ¿Si como realmente se aliviará mi ansiedad? ¿Cuánto tiempo me sentiré bien y satisfecho? Si como, ¿podré resolver mi problema, que quizá no sea el hambre?

Ante tales preguntas, sin duda, te pararás a pensar y te preguntarás si realmente debes o no comer tal alimento. Y así, poco a poco irás reeducando tu organismo para que comiences a alimentarte correctamente y en las horas correctas; todo ello, para sentirte satisfecho y saludable, sin ingerir calorías de más.

Como podrás imaginarte, esto requiere un poco de esfuerzo y buena voluntad, porque desde el principio entendemos que el alimento es sinónimo de placer. Tanto es así, que en nuestra cultura cuando llegas de visita a la casa de alguien, lo primero que hace es ofrecerte algo para beber o comer.

Por ello es necesario que enseñes a tu subconsciente que los alimentos son exclusivamente para que nuestro organismo esté sano y satisfecho y que la comida no es un sustento para el torbellino de emociones que vivimos en nuestro día a día. Debemos, ante todo, ver a los alimentos como las fuentes de nutrientes y energía para que nuestro organismo pueda realizar las actividades que nos proponemos de forma natural y saludable. De ahí que nuestra mente debe alimentarse con pensamientos y energía positiva.

Conclusión

Adelgazar conscientemente es mucho más saludable y natural para nuestro organismo y nuestra mente. No necesitamos ningún tipo de intervención ni medicación. Nuestro medicamento es la reeducación de nuestro subconsciente, mucha alegría, buenas energías, pensamientos positivos y actividades físicas a diario. Todo ello acompañado de una alimentación equilibrada y sana en las horas adecuadas, sin estrés y sin ansiedad.

5.0
01