Todo lo que debes saber sobre los alimentos termogénicos

Jengibre alimentos termogénicos

Muchos procesos en nuestro cuerpo ocurren de manera que uno ni siquiera comprende. Uno de ellos es el termógeno, que el organismo efectúa todos y cada uno de los días cuando convierte la energía de todo cuanto comes en calor, facilitando el funcionamiento de tu cuerpo. Y el combustible para conseguir esa energía es la grasa y los alimentos termogénicos.

El proceso termogénico ocurre de forma natural o bien impulsada. Así sea mientras estás tumbado en la cama o bien efectuando un ejercicio, este proceso trabaja para producir calor en tu cuerpo. La diferencia es la intensidad de ese proceso en todas y cada una de esas actividades. Fue pensando en la posibilidad de impulsar ese proceso, llamado termogénesis, que surgieron los suplementos termogénicos. ¿Sabes lo que son, de qué manera funcionan y qué ventajas nos pueden aportar?

Termogénicos y las ventajas para la salud

Un termogénico se manifiesta de dos formas elementales en nuestro cuerpo. En la primera, aumenta la resistencia a lo largo del ejercicio, haciendo que el cuerpo queme más calorías. En la segunda, estimula la producción de una substancia llamada noradrenalina, que aumenta el calor interno del cuerpo y el proceso de termogénesis.

Los termogénicos existen para facilitar el proceso de combustión de calorías y grasas de tu cuerpo con considerablemente más eficacia. Y la nutrición asimismo puede ser un aliado en esa mejora. Desde la observación de que ciertos alimentos poseen propiedades que asisten en el proceso de termogénesis, como el café, la canela, el jengibre y la pimienta, aparecieron los suplementos termogénicos, que poseen todas y cada una estas substancias en mayor cantidad y concentración.

Mejora tu rendimiento: aparte de acrecentar la resistencia a lo largo del entrenamiento, los suplementos termogénicos mejoran el enfoque incrementando la concentración y la capacidad de aprendizaje. Esto puede ser útil tanto para las actividades rutinarias para los ejercicios en los que la concentración es esencial.

Reduce el apetito: otro beneficio del empleo de los termogénicos es la pérdida del hambre, ayudando todavía más al control del peso y asimismo a la modelización del cuerpo. Mas eso no quiere decir que tu nutrición vaya a ser dañada. Aún así es esencial sostener una dieta equilibrada y rica en nutrientes a fin de que los resultados sean todavía mejores.

El uso de estos suplementos y alimentos con la práctica de ejercicios

Una de las preguntas más usuales cuando el tema es sobre termogénicos es: “¿ayudan a adelgazar?”. La contestación a esta pregunta puede ser ambigua, y es que, en realidad, esto va a depender de los hábitos complementarios del empleo del producto. De nada vale una nutrición rica en termogénicos o bien el empleo de suplementos termogénicos si tu cuerpo no efectúa con frecuencia actividades físicas.

Como es lógico, una buena parte del funcionamiento de tu organismo está relacionado con la nutrición, mas los ejercicios y entrenamiento regulados asisten a apresurar el metabolismo y, por consiguiente, a perder peso.

Para un individuo sedentario, por poner un ejemplo, los termogénicos no van a funcionar como lo hacen con la práctica de ejercicios, e inclusive pueden ocasionar efectos secundarios como insomnio, temblores, nerviosismo, etcétera

Además de esto los pequeños, los ancianos, las personas con hipertensión, con arritmias del corazón y embarazadas no pueden consumir alimentos termogénicos. Otro cuidado es no conjuntar el suplemento con algún alimento con exactamente las mismas propiedades: por poner un ejemplo, tomar mucho café y usar un termógeno que contenga cafeína.