Anabolizantes – ¿Qué son y cómo usarlos de forma saludable?

Hombre con musculatura marcada por anabolizantes

Los anabolizantes o esteroides anabolizantes son medicamentos sintéticos que buscan imitar los efectos de la testosterona, que es la hormona masculina. Aunque se han hecho conocidos por su efecto sobre el crecimiento y el fortalecimiento de los músculos, el objetivo principal de esta sustancia es restablecer la testosterona en caso de déficit de esta hormona.

Este medicamento tiene mayor impacto en los músculos en la fase de post-entrenamiento. Ahí es donde se produce la regeneración acelerada de los músculos desgastados con la actividad física. Sin embargo, a pesar de los beneficios del aumento muscular, esta medicación es bastante peligrosa y presenta diversos riesgos.

Cómo actúan sobre el cuerpo

Durante el entrenamiento, los músculos se desgastan y se puede constatar la existencia de micro rupturas en sus fibras. Los anabolizantes actúan en el cuerpo directamente sobre la regeneración muscular. Se produce después de la práctica de la actividad física y es conocido como el efecto anabólico. Por eso se les llama anabolizantes.

Las sustancias que imitan la acción de la hormona de la testosterona tienen la capacidad de mejorar la síntesis de proteínas. Esto promueve una regeneración más rápida y el crecimiento del músculo desgastado. Estas proteínas se conocen como actina y miosina y producen energía que aumenta la fuerza muscular. El estímulo de la síntesis de proteína es causado por una mayor capacidad de almacenamiento de nitrógeno que contribuye al crecimiento muscular.

Otro factor causado por los anabolizantes es el aumento del volumen muscular por la acumulación de agua en las células. Este cúmulo es el principal responsable de la inflamación y el crecimiento más rápido de los músculos.

Cuando se utiliza correctamente, el medicamento tiene la capacidad de aumentar el metabolismo corporal. Además de mejorar la resistencia física y respiratoria y reducir la grasa corporal almacenada. Estas alteraciones químicas y metabólicas potencian el entrenamiento. Aumentan la fuerza y la resistencia a los ejercicios. Los resultados de los entrenamientos pueden tener una ganancia de hasta 8 veces mayor de masa muscular que en un entrenamiento normal.

Riesgos en el consumo

Los anabolizantes son medicamentos que pueden tener efectos secundarios graves, incluida la muerte. Estos medicamentos fueron creados con el objetivo de una reposición hormonal. Este debería ser el final correcto de esta medicación. Sin embargo, ante los efectos sobre la fuerza y el volumen muscular, se volvió muy popular.

Pero su uso indiscriminado, en dosis excesivas y mezclado con otras sustancias para mejorar el potencial físico dejan secuelas graves, a menudo irreversibles. Por lo tanto, es válido evaluar si los beneficios de su uso realmente compensan los daños que puede causar.

Entre los principales riesgos en el consumo de anabolizantes, se encuentran:

Impotencia sexual y esterilidad

El uso de esta substancia sin supervisión médica puede conducir a la impotencia sexual e incluso a la esterilidad. Las altas dosis de testosterona en el organismo conducen a la atrofia de los testículos que cesa sus actividades. Recalcamos que este problema puede llegar a ser permanente en algunos casos. Es decir, los efectos pueden llegar a ser permanentes incluso después de dejar de utilizar la sustancia.

Ginecomastia y cambios físicos

En hombres, el uso indiscriminado del anabolizante puede causar una afección llamada ginecomastia; que es el crecimiento de los senos, además de que pueden pasar a tener otros atributos ligados con el sexo femenino, como cambio en la voz o pérdida de vello en ciertas partes del cuerpo. Por su parte, en mujeres, el consumo de anabolizantes puede provocar un aumento de pelo, aumento del tamaño del clítoris y voz más grave. Además de hacer que los ciclos menstruales sean irregulares o inexistentes.

Enfermedades cardíacas y presión alta

Esta sustancia provoca un aumento de agua en el organismo y, por tanto, hay una mayor presión de las arterias. Ese aumento de la presión puede incluso alterar el tamaño del corazón haciéndole más grande. Todos estos efectos pueden empeorar las condiciones previas o causar enfermedades cardiovasculares.

Aumento del colesterol malo

Los anabolizantes aumentan la circulación de LDL conocido como colesterol malo. La presencia de este tipo de grasa en la sangre en exceso puede provocar la aparición de obstrucciones en las venas del corazón, provocando enfermedades cardiovasculares graves.

Cáncer de hígado

Cualquier sustancia ingerida por nosotros se procesa en este órgano, incluido el exceso de testosterona en los anabolizantes. Si el hígado está sobrecargado, podría terminar desarrollando nódulos debido a que sus funciones han sido dañadas, lo que podría causar la aparición de cáncer en el órgano.

Prescripción de estos medicamentos

El uso de estos medicamentos está prescrito cuando existe un desequilibrio hormonal con una deficiencia comprobada de los niveles de testosterona. Además, son recomendados para las personas que presentan un mayor desgaste muscular, bien por razones genéticas o bien por la existencia de enfermedades que afecten a la resistencia muscular.