Canela para la diabetes, ¿mito o realidad?

Canela en ramas y polvo

En la mayor parte de los casos, la diabetes es una enfermedad sigilosa. Solo presenta síntomas a lo largo de capítulos de hipoglucemia o bien hiperglucemia. O también cuando los niveles de azúcar en sangre están bastante descompensados, lo que compromete la salud del paciente. Para evitar que eso suceda, es esencial tratar la enfermedad y cambiar el modo de vida.

Un esencial aliado en el tratamiento de la diabetes es el conocimiento de la enfermedad, que permite tratarla con anterioridad y prevenir dificultades. Una de las primordiales dudas sobre la diabetes es la ingesta de azúcar. A. El azúcar no está prohibido, mas su consumo debe hacerse con precaución, en tanto que cantidades excesivas pueden llevar al veloz incremento de los niveles glucémicos.

Lo mismo sirve para el consumo de dulces. Mientras esto se haga de forma equilibrada y llevando una dieta equilibrada, no aumentará el peligro de desarrollar la enfermedad. Lo que conduce a la diabetes son los cambios metabólicos secundarios al incremento de peso que pueden provocar los alimentos dulces.

La canela en el tratamiento para la diabetes

Muchos piensan que la canela genera beneficios para el control de la enfermedad, mas ninguno de ellos ha sido probado. No obstante, no existen estudios científicos que muestren un efecto directo y lineal del consumo de canela en el control de la diabetes. Al respecto, el empleo de terapias opciones alternativas puede sacar el “foco” del tratamiento, dañando el control de la enfermedad. En el caso de la diabetes tipo 1, el peligro de los tratamientos alternativos es todavía mayor.

Tratamiento y prevención de la diabetes

En el tratamiento de la diabetes, la insulina es muy usada por los pacientes, mas las dosis auxiliares de hormonas no son una necesidad general. Todos y cada uno de los pacientes con diabetes tipo 1 precisan insulina, mas no todos y cada uno de los pacientes con diabetes tipo dos van a depender de la insulina a lo largo de la evolución de la enfermedad.

Tratándose de prevención, el sobrepeso y la obesidad son factores esenciales que pueden conducir al desarrollo de la diabetes. El peligro aumenta eminentemente en aquellos que presentan otros factores de peligro. No obstante, es errado meditar que cualquier persona que presenta sobrepeso, o bien obesa, se volverá diabética.