Como alimentarse de la manera adecuada sin pensar que haces una dieta

Consejos para alimentarse mejor sin pensar que estamos realizando una dieta

La única manera de mantenerte sano y bajar de peso no es haciendo dietas estrictas donde eliminas muchos alimentos y pasas hambre, eso no es lo más conveniente, cuando haces una dieta logras bajar de peso, pero no siempre mantenerlo, esto se debe que al terminarla, vuelves a tus hábitos anteriores y al hacerlo, el peso perdido regresa, descubre cómo alimentarte de la manera adecuada sin pensar que haces una dieta.

Se trata de cambiar hábitos sin pasar hambre, sin perder nutrientes y haciéndolos tu nueva forma de vida, esa es la forma correcta de alimentarse para mantener un cuerpo sano, esbelto, cabellos, uñas y piel brillantes y fortalecidos no es difícil lograrlo, solo tienes que decidirte y aprender como alimentarte, te daremos algunos consejos al respecto.

¿Qué significa comer bien?

En la era de la web, con la cantidad de consejos, dietas y recetas en circulación; y sin mencionar la influencia de varias escuelas de pensamiento que a menudo se oponen o moldean la investigación científica-académica tradicional en su favor, el concepto de “alimentación saludable” se ha vuelto cada vez más confuso.

Para comer sano, sería suficiente comenzar por trabajar en nuestros propios hábitos, tratando por ejemplo de considerar estas 6 reglas simples:

  • Varía tu dieta con cada comida;
  • Haz tres comidas principales y dos meriendas a lo largo del día;
  • Consume alimentos que proporcionen energía, vitaminas y nutrientes, pero que también satisfagan el paladar;
  • Consume frutas y verduras todos los días;
  • Bebe al menos 1,5 litros de agua al día;
  • No consumas bebidas azucaradas y comida chatarra.

Seguramente algunos de ustedes habrán pensado: “Pero esto es muy obvio” Sin embargo, hay muchas personas que creen que tienen una dieta equilibrada pero que sufren de desequilibrios nutricionales. Para aclarar el concepto de alimentación saludable, podemos comenzar describiendo los dos pilares de la nutrición: el equilibrio nutricional y la higiene de los alimentos.

Balance nutricional

El equilibrio nutricional es un concepto fundamental en nutrición. Representa un parámetro que mide las proporciones de nutrientes individuales y componentes nutricionales que se deben tomar en cada comida.

De hecho, cada nutriente tiene una función muy específica para nuestro cuerpo y es por eso que los investigadores han tratado de determinar nuestras necesidades reales promedio.

Pero definir claramente el equilibrio nutricional no es tan simple porque también las necesidades varían según la edad, el sexo, el estilo de vida y otros factores subjetivos como la estructura muscular, el metabolismo o las patologías hereditarias. Además, los nutrientes y los componentes nutricionales son realmente muchos y todos de importancia fundamental.

Los fundamentales componentes nutricionales que hemos escuchado de ellos al menos una vez y son:

  • Carbohidratos;
  • Lípidos;
  • Proteínas;
  • Vitaminas;
  • Sales minerales;
  • Fibra dietética;
  • Antioxidantes no vitamínicos.

Para tener una idea de las cantidades recomendadas para el consumo y así comprender la noción de equilibrio nutricional, solo piense en la pirámide de los alimentos. Comprender cuánto y cuándo comer los diversos ingredientes es, de hecho, el primer paso hacia una alimentación saludable.

Aprende a alimentarte de manera adecuada

No se trata de quitar todos los alimentos, sino saber en qué momento comerlos, por qué otros alimentos debemos sustituirlos y las cantidades que deben consumirse, de esta manera no estarás en una dieta, sino en un nuevo estilo de vida, uno saludable y que te hará más saludable, siempre.

  1. Elimina el azúcar refinado, es una de las cosas principales que debes hacer, no ingieras alimentos que la contengan, ni la añadas a tus preparaciones, prefiere los edulcorantes como stevia
  2. Come menos carbohidratos y prefiérelos siempre integrales, las versiones integrales de los alimentos como la pasta, pan, arroz, son más saludables. por ejemplo el pan integral, arroz integral o incluso las pastas integrales o de vegetales.
  3. Aumenta el consumo de vegetales y mucho más los de hojas verdes. Los vegetales te llenan y a la vez nutren tu cuerpo, aportando los beneficios que tienen cada uno de ellos, acompaña tus proteínas con más cantidad de vegetales que de carbohidratos.
  4. No comas carbohidratos durante la cena, es más difícil quemar la grasa y te harán engordar.
  5. Come proteínas magras, elimina la grasa y cocina a la plancha, parilla o al horno.
  6. Usa grasas insaturadas, como aceite de oliva, almendra y la contenida en los frutos secos.

Recuerda que la conciencia es nuestra mejor arma, así que siempre procura leer las etiquetas con cuidado y mantente actualizado. Aprende a cocinar tus platos para evitar los alimentos preenvasados ​​y, sobre todo, a las dietas de bricolaje: siempre es mejor consultar a un experto antes de embarcarse en dietas caseras hechas de abstinencias y, por lo tanto, arriesgarse a desequilibrios nutricionales o al desarrollo de patologías.