Dieta atlántica ayuda a bajar de peso y protege el corazón

Beneficios de la dieta atlántica

Es difícil ignorar una gran cantidad de investigaciones realizadas en la última década que dicen que el estilo de alimentación Mediterráneo es bueno para la salud. La Dieta atlántica es uno de esos planes de alimentación cuyos beneficios están científicamente probados.

Todos hemos escuchado sobre la dieta mediterránea y sus beneficios. Pero, ¿y si miramos al otro lado de la península? La dieta atlántica, aunque menos reconocida, también es una de las opciones de alimentación más saludables.

Entre sus virtudes, encontramos que podría ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares y que es un excelente aliado para combatir la obesidad. ¿En qué se basa? La dieta atlántica se compone, sobre todo, de alimentos de temporada, locales, frescos y mínimamente procesados. La preparación culinaria debe reducirse a cocción, estofado o brasas.

Esta dieta consiste en el consumo de una mayor cantidad de proteínas, productos lácteos o verduras. Además, el consumo de pescado y mariscos, siempre frescos, es de suma importancia, así como los cereales y patatas.

Dieta atlántica y la salud del corazón

La dieta atlántica es la dieta tradicional del norte de Portugal y Galicia, una región en el noroeste de España. Ella se ha relacionado con la protección del corazón. Durante un tiempo, los expertos en salud observaron que los habitantes de estas regiones tienen tasas de mortalidad por enfermedades del corazón muy bajas, del mismo modo que los ciudadanos griegos.

Para investigar este fenómeno, un estudio publicado en el año 2010 en The American Journal of Clinical Nutrition evaluó las dietas de 800 personas que habían sufrido ataques al corazón y alrededor de 2.200 personas que jamás lo habían sufrido. Todos los participantes vivían en Oporto, una ciudad costera del norte de Portugal.

Los resultados indican que aquellos que se unieron a la dieta atlántica eran 33% menos propensos a sufrir un ataque al corazón. Este plan de alimentación hace hincapié en el uso de las sopas cargadas con verduras, pescado fresco, panes rústicos, verduras y vino, pero también indica el consumo de carne roja, carne de cerdo, productos lácteos locales y patatas.

¿Qué está permitido en la Dieta Atlántica?

Esta dieta está especialmente indicada para la prevención y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, ya que es rica en grasas buenas y antioxidantes saludables. Además, puede ayudar a perder peso, ya que prohíbe los alimentos procesados, el azúcar y los alimentos fritos.

Para seguirla, debes consumir los siguientes alimentos:

1. Sopas

La dieta atlántica incluye una variedad de sopas y guisos con mariscos, habas, nabos, verduras, hierbas y tomates. Según científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania, el consumo de sopa baja en calorías como aperitivo puede reducir la ingesta total de calorías durante una comida para perder peso.

2. Mariscos

El lugar donde la dieta atlántica es seguida está en la costa atlántica. Este es el paraíso para los amantes de los mariscos. El bacalao es un pescado que se consume con frecuencia, además de las sardinas. Esta es una opción repleta de omega-3, que es beneficiosa para la protección del corazón, y la vitamina D.

3. Vegetales de hojas verdes

Col, repollo y el nabo son verduras muy populares en esta región, ya que menudo se incorporan a las variedades de sopa. Estos alimentos son ricos en vitaminas A, C y K. De acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, la vitamina K puede ayudar a reducir la calcificación de la arteria coronaria, factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

4. Patata

Aunque a menudo clasificada como fracaso nutricional, la papa contiene una cantidad significativa de fibra, vitamina C, potasio y vitamina B6. Este último, de acuerdo con la escuela de Harvard, es una gran manera de reducir el riesgo de ataque al corazón en las mujeres.

5. Frijoles

Proporciona muchos nutrientes saludables para el corazón, incluyendo el ácido fólico, potasio y fibra soluble, que ayuda a mantener los niveles de colesterol bajo control.

Bibliografía:
  1. Dominguez-Perles, R., Mena, P., Garcia-Viguera, C., & Moreno, D. A. (2014). Brassica foods as a dietary source of vitamin c: a review. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 54 (8), 1076–1091. doi:10.1080/ 10408398.2011.626873
  2. Verhoeven, D. T. H., Godbohm, R. A., van Poppel, G., Verhagen, H., & van den Brandt, P. A. (1996). Epidemiolgical studies on brassica vegetables and cancer risk. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, 5, 733–748.
  3. Villani A, Sultana J, Doecke J, Mantzioris E (2018). “Diferencias en la interpretación de una dieta mediterránea modernizada prescrita en estudios de intervención para el tratamiento de la diabetes tipo 2: ¿qué tan cerca se alinea esto con una dieta mediterránea tradicional?”. Revista Europea de Nutrición . doi : 10.1007 / s00394-018-1757-3 . PMID  29943276 .