¿Cómo eliminar la harina blanca de nuestra dieta?

Masa harina blanca

El proceso de refinar el trigo para transformarlo en harina blanca puede ser realmente perjudicial y hacer que el producto final ya no tenga exactamente las mismas propiedades que su materia prima. No obstante, existen formas sanas de reemplazar este ingrediente industrializado.

Impacto del refinamiento del trigo

El proceso de refinamiento del trigo acaba afectando sus valores nutricionales originales, convirtiéndolo en un alimento insignificante para nuestra salud. Pese a ser una fuente de hidratos de carbono, que es energía pura para nosotros, no se obtienen una gran cantidad de nutrientes y beneficios, por el hecho de que la esencia de la planta se perdió en el refinamiento. La carencia de nutrientes se patentiza por el hecho de que el polvo pocas veces se hecha a perder, ya que las bacterias y también insectos no les interesa lo que no tiene nutrientes.

Eliminar la harina blanca de tu dieta

A continuación, presentamos algunas de las mejores opciones para eliminar la harina blanca de nuestra dieta:

  • Biomasa de plátanos verdes – la biomasa de plátanos verdes es un prebiótico. Esto significa que ayuda a prosperar el funcionamiento del intestino, ayuda en el proceso de adelgazamiento, pues mantiene la sensación de saciedad a lo largo de más tiempo debido a las peculiaridades de sus fibras, aparte de fomentar el control de la glucosa y del colesterol.
  • Harina de arroz – es la primordial substituta para la harina de trigo en múltiples recetas, como pan, pastas, galletas y pasteles. Quien no puede consumir gluten la escoge como substituta ideal por el costo accesible y porque es fácil de conseguir. Además de esto, la harina de arroz da un mayor engrosamiento de la masa, lo que hace que su textura sea más afín a las recetas originales.
  • Harina de linaza- fomenta saciedad y ayuda en el control de peso. Tiene fitosteroles que asisten a regular inconvenientes ginecológicos, como el TPM y la menopausia. También previene la diabetes y la presión alta y ayuda a prevenir el colesterol alto. Aparte de tener antioxidantes que combaten el envejecimiento.
  • Harina de yuca – uno de los grandes inconvenientes de la harina de trigo refinada es que es pro inflamatoria. Esto porque provoca microinflamaciones de forma extendida. La harina de yuca es la substituta ideal para esta condición, puesto que no contiene gluten y gliadina, responsables de este efecto.
  • Harina de quinoa – considerada sagrada por los Incas, usada en los Andes bolivianos desde hace más de cinco mil años, es fuente de proteínas y tiene dieciséis aminoácidos esenciales presentes en su composición, entre ellos el triptófano, predecesor de la serotonina, neurotransmisor asociado con sensación de relajación.