Fajas para adelgazar: mitos y verdades sobre su uso

fajas para adelgazar conoce si son efectivas o no

Una duda frecuente es si realmente son efectivas las fajas para adelgazar y cómo es que funcionan. Para contestar estas dudas, lo que debemos tener en cuenta primeramente, es que actualmente, existen en el mercado un gran número de opciones para bajar de peso, entre las que se destacan también diferentes modelos de fajas adelgazantes.

Sin embargo, estas fajas para adelgazar tienen, como todos los productos prometedores, sus pros y contras, como así también sus estrategias de marketing, que muchas veces prometen resultados muy alejados de la realidad, aunque no con ello signifique que no puedan ser efectivas para reducir la talla.

Estas fajas para adelgazar se pueden adquirir fácilmente en cualquier tienda deportiva o en internet, así mismo existen modelos muy diferentes que se pueden adaptar a las diferentes necesidades y prendas de ropa. Esto lo convierte en un objeto de fácil adquisición, sin embargo, esto no significa que la pérdida de peso sea tan fácil ni un milagro. Entendamos a continuación por qué y cuáles son realmente los beneficios que se pueden obtener de estas fajas y cuáles son los mitos a cerca de ellas.

Usos de las fajas para adelgazar

La capacidad de las fajas para adelgazar afectando al gasto de energía no quiere decir que vayas a ver grandes cambios en la apariencia física. Generalmente, las personas que consiguen perder peso por medio de esas fajas térmicas reductoras no poseen grasas si no líquidos acumulados.

Es por ello que esas fajas normalmente atrapan el calor, lo que provoca la sudoración a un ritmo más rápido que el normal siendo así que la perdida de líquidos causara que se pierdan algunos kilos pero esa pérdida será temporal.

En general, las fajas térmicas sí ayudan a perder peso mediante la eliminación de líquidos pero no de grasa. Asimismo junto con esa pérdida también se experimenta una reducción de cintura pero también es temporal.

Beneficios de usar fajas para adelgazar

  • Son discretas y cómodas, es decir que da un aspecto estilizado, además de poder usarlas bajo la ropa.
  • Ayuda en la pérdida de peso por acumulación de líquidos. Debido a que las fajas son apretadas conduce a la compresión y posterior sudoración de la zona.
  • Ayuda a la buena postura, debido a que la presión de la faja está sujeta al cuerpo por lo que la postura queda firma y de manera natural.