Cómo influye en los hijos la dieta de los padres

Cómo influyen los padres en la dieta que llevan sus hijos

Los hijos siempre miran a sus padres. Sus acciones cotidianas no son neutras a los oídos, a los ojos y la percepción de los acontecimientos que tienen los chicos. Ellos observan detenidamente desde una mirada cariñosa y, a la vez, por ser sus mo- de los primarios con los cuales se identifican, intentan imitarlos en todo por el amor que les tienen listo se produce desde pequeños, en los primeros años de vida.

Cómo influye en los hijos si los padres hacen dieta

Hacer dieta es una conducta más que se suma a esta suerte de enseñanza o aprendizaje constante de cómo se hacen las cosas v cómo los adultos vivimos nuestra vida. Cuando los padres deciden ponerse a dieta es importante qué es lo que se les dice a los chicos acerca de esta decisión: si es un tema de cuidado v salud, si sólo es estética porque se quiere ser muy flaco, o si simplemente se les explica que desean tener un peso saludable y confortable

También es fundamental el mensaje no verbal de esos padres hacia los niños. La mamá o el papá pueden vivirlo  y por lo tanto transmitirlo- como una tortura, una gran exigencia y restricción, o como un plan de alimentación saludable que hasta incluso pueden compartir entre todos. La vivencia es diferente familia por familia.

¿Qué consecuencias tiene en los chicos que los padres hagan dieta?

Las consecuencias dependerán de la forma en que se encare la dieta y cómo se lleve a cabo. Serán positivas si se hacen con responsabilidad, aclarando que es indicada por alguien profesional y que sólo pueden hacerla ellos, porque son adultos.

¿Qué sucede si son los hijos los que quieren o deben hacer dieta?

Si ellos refieren ganas de cuidarse en las comidas o uno nota exceso de peso o malas conductas alimentarias, lo primero es consultar al pediatra para que realice la derivación a un buen nutricionista que pueda guiarlos e iniciar un plan acorde a la necesidad de cada miembro de la familia.

¿Es suficiente enseñar con el ejemplo?

El ejemplo es importante, pero también lo es la transmisión verbal y clara acerca de qué y cómo es lo que hacemos cuando estamos siguiendo una dieta rápida, dieta mediterranea, dieta atkins, etc.. Por ejemplo, podemos contarle a los hijos, según la edad, qué alimentos hay que comer para cuidarnos, cuáles son sanos y cuáles no.

¿Cómo podemos aprovechar para que sea una experiencia positiva?

Es una buena oportunidad para compartir en familia qué es lo que pensamos res-pecto de la nutrición, de crecer sanos y de cuidamos a toda edad. La mesa familiar es una gran ocasión para un encuentro y un intercambio que no sólo nutra nuestro cuerpo sino nuestro diálogo y afectividad.