los-beneficios-de-la-cerveza

¿Es realmente buena la cerveza?

Hay una amplia gama de alimentos que tradicionalmente no son considerados saludables pero sí lo son. Por alguna razón, se mencionan sus efectos perjudiciales pero, como reza el dicho popular, lo que hace el veneno o la cura es la dosis. En este sentido un alimento, consumido con moderación de acuerdo a su composición, rara vez tendrá efectos negativos sobre la salud y, por el contrario, puede comprender beneficios inesperados.

Un excelente ejemplo de esto es la cerveza, bebida que está asociada a engordar y a altos contenidos calóricos, pero que ingerida en justa medida puede contribuir con el bienestar del organismo. Esto sin mencionar, fuera de sus efectos químicos, el ingente bienestar espiritual que proporciona una cándida charla consumiendo este brebaje.

Origenes

Los orígenes de la cerveza se remontan a los egipcios, sumerios y mesopotámicos que, fermentando pan rico en cebada con agua, obtenían un brebaje espeso y alcohólico que se podría decir es el primer antecedente de lo que hoy se conoce como cerveza. Esto hace que sea uno de los alimentos más antiguos fabricados por el hombre, puesto que surge poco después del pan.

La cerveza se extendió por toda Europa y fue ampliamente consumida, sobre todo por los ingleses, alemanes y belgas quienes desarrollaron variedades inéditas de cerveza. En poco tiempo se convirtió en un común denominador de los encuentros sociales, en conjunto con la proliferación de los bares y tabernas.

El consumo regular pero moderado de cerveza tiene beneficios probados para la salud cardiovascular, asociada a la reducción del colesterol malo. El silicio, el fósforo y el magnesio son compuestos hallados en la cerveza que fortalecen la salud de los huesos y previenen la osteoporosis en las mujeres. Por otra parte es una fuente de fitoestrógenos, asociados a la mejora de los síntomas de la menstruación y la menopausia en las mujeres por su posibilidad de balancear los niveles hormonales.

Cuidados a tener en cuenta

Algo debes tener claro y es que si en este artículo se afirma que el alcohol consumido en pequeñas o moderadas cantidades, más específicamente la cerveza, no significa que la puedas consumir antes de realizar alguna operación de riesgo como lo puede ser conducir un vehículo, manejar maquinaria o cualquier otra actividad que requiera todos los sentidos atentos para poder conseguir resultados positivos con su consumo y evitar accidentes innecesarios pues no se debe olvidar que sigue siendo alcohol y su uso está prohibido, o mejor dicho, su consumo.

Son muchas las creencias que giran en torno a la cerveza, sus componentes y efectos en el organismo. Nada en exceso en bueno, pero la gente suele abusar de ella por lo que no es considerado hoy en día un alimento sino una bebida alcohólica.

No obstante, sus beneficios para el organismo están allí y saltan a la vista de cualquier interesado en comenzar un hábito más moderado de consumo de cerveza en caso de que se tenga algún padecimiento o complicación donde la cerveza puede ser gran aliada. Lo importante es informarse bien y comenzar un nuevo hábito más saludable.

¿Bajamos de peso tomando cerveza?

Si eres de las personas a las que les encanta verse y sentirse bien, pero no se resiste a esta bebida alcohólica, te tenemos una buena noticia ya que sí puedes bajar de peso tomando cerveza y en este artículo te explicaremos cómo hacerlo.

Beneficios de tomar cerveza (el bajar de peso es un extra)

Para ser tan refrescante y saciadora, es difícil pensar que esta bebida pueda ser tan beneficiosa para la salud cuando es consumida en dosis adecuadas y moderadas. Tal vez, por ser así, y además deliciosa es que se han levantado una serie de rumores acerca de esta que van desde que engorda, hasta que sube los índices de colesterol en la sangre, lo cual es totalmente falso y acá te explicaremos por qué.

En primer lugar, la cerveza es fuente de sustancias a base de minerales, vitaminas y fibra producto de la cebada y demás componentes. La cerveza, no tiene en su proceso de producción ningún contacto con sustancias grasas animales, por lo que por cada cerveza que consumas el índice calórico será de solo 40 calorías por cada 100 mililitros.

En segundo lugar, contrario a las creencias, la cerveza tiene propiedades diuréticas ya que contienen altos niveles alcalinos proporcionados por el magnesio y potasio, lo cual disminuye el  nivel de acidez en la sangre, regula la alcalinidad y contribuye a la mejoría de muchísimos otros sistemas del organismo.

Existe una dieta de la cerveza

Así es, y a muchas mujeres alrededor del planeta les ha funcionado, ya que además de aportar los beneficios que mencionamos anteriormente, también si es consumida junto con el régimen alimenticio adecuado puede formar parte de la dieta balanceada que esté tomando.

Así que, sin duda, durante su dieta puede consumir una cerveza diaria, y verá como aparte de sentirse bien, comenzará a notar los cambios físicos, fisiológicos y emocionales en un corto período de tiempo.

Obviamente, si no se hace alguna actividad física que acelera la metabolización de los componentes beneficiosos de la cerveza es mucho menos probable que termine siendo positivo el efecto; al contrario, ahí sí se caería en el apoyo y veracidad de rumores que plantean que tomar cerveza engorda.

Pero no tengas miedo, esto pasaría solo si diariamente tomaras una cantidad exagerada de cerveza, comieras y durmieras mal, y además no entrenaras; pero la combinación de comer, dormir y entrenar de forma adecuada y además consumir tu porción de cerveza te ayudará de forma gigantesca.

Comments

comments