Los peligros de las gaseosas o sodas de dieta

Los peligros de las sodas de dieta

La publicidad de refrescos con “cero calorías” es muy tentadora. La única otra bebida que puede tener esta característica deseable es el agua, y si bien puede ser buena para la hidratación, es mucho más tentador para las papilas gustativas tomar una lata de refresco de dieta.

Pero las calorías no son lo único que debe preocuparte en las bebidas que tomas. Muchos de los ingredientes en los refrescos de dieta han demostrado ser perjudiciales para la salud y pueden conducir a una variedad de enfermedades crónicas. Ya ves que no todo lo que se dice ser sano lo es.

Los refrescos de dieta aumentan el riesgo vascular

Un estudio publicado en el Journal of General Internal Medicine por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia y la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami encontró que las personas que consumen regularmente bebidas de dieta tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad vascular y sufrir un evento como un derrame cerebral o un ataque al corazón.

Los hallazgos se basan en datos del Northern Manhattan Study, que encuestó a 2,564 adultos sobre su dieta y el consumo de refrescos.

El aspartamo es una neurotoxina

El edulcorante que se usa comúnmente hoy en día en los refrescos de dieta es el aspartame (más conocido como NutraSweet o Equal), que es aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar y se sintetiza a partir de microorganismos modificados genéticamente. Nuestro metabolismo descompone el aspartamo en ácido aspártico, fenilalanina y metanol, con una mayor degradación del formaldehído y el ácido fórmico. Hay 180 mg de aspartamo en una lata de refresco de dieta de 12 onzas.

El Dr. Russell Blaylock, un neurocirujano certificado que escribió el libro “Excitotoxinas: el sabor que mata“, señaló que el aspartamo es una toxina que afecta la síntesis de proteínas, afecta la forma en que funcionan las sinapsis en el cerebro y que el ADN puede afectar a muchos órganos.

Varios cientos de informes de efectos secundarios del aspartame se han presentado a la FDA, de los cuales el 67% son problemas neurológicos o de comportamiento. Estos incluyen dolores de cabeza, pensamientos borrosos, cambios de humor o comportamiento, depresión y convulsiones.

Se aprobó para el mercado basándose en estudios patrocinados por la industria que concluyeron que la sustancia no es peligrosa. Sin embargo, el 97% de los estudios patrocinados por la industria encontraron al menos un posible riesgo para la salud.

Aumenta el riesgo de obesidad

Los estudios han encontrado que las personas que consumen sodas de dieta sin calorías en realidad tienen un mayor riesgo de obesidad que aquellas que toman limonada endulzada con azúcar o jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. A pesar del hecho de que los refrescos de dieta no contienen azúcar, todavía estimulan la misma liberación de insulina que habría ocurrido si la bebida contuviera azúcar porque el cerebro la percibe.

Un estudio del Centro de Salud de la Universidad de Texas informa que el riesgo de obesidad por consumir refrescos de dieta aumenta de la siguiente manera:

  • Un riesgo un 26,5% mayor para las personas que beben hasta media lata de limonada al día y el 24% para las personas que beben hasta una lata de refresco al día.
  • Un riesgo 54.5% mayor para aquellos que beben una o dos latas de refresco de dieta por día, comparado con el 32.8% por ciento para aquellos que toman la misma cantidad de refresco norma.
  • Un riesgo un 57,1% mayor para las personas que beben más de dos latas de limonada por día en comparación con el 47,2% de las personas que beben la cantidad correspondiente de limonada.

Con todo, si crees que necesitas consumir sodas de dieta, es mejor beber el tipo de refresco endulzado con azúcar. Pero para estar realmente saludable, deja los refrescos totalmente a cambio de los jugos naturales, té verde o agua con un toque de limón. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!