Nutrición intuitiva: la clave para adelgazar sin dietas

Plato ensalada pollo. Nutrición intuitiva.

Siempre y en todo momento hay un patrón de cuerpo “perfecto” impuesto por la sociedad, y así como eso aparecen dietas que prometen efectos milagrosos para lograr ese cuerpo. Pero la mayor parte de las rutinas no solo no funcionan, sino que inclusive pueden aumentar el peso. Por eso podemos implementar la nutrición intuitiva como alternativa.

Nutrición Intuitiva

Uno de los principios de la nutrición intuitiva es la auto aceptación y dejar las dietas. La intuición es la capacidad de comprender o bien identificar cosas que no dependen de un conocimiento práctico.

La nutrición intuitiva tiene como propósito sostener en sintonía al individuo, el alimento, mente y cuerpo. El apetito es la señal primordial de nuestro organismo de que precisamos alimentarlo para proveer energía para efectuar nuestras actividades.

La saciedad es otra señal de nuestro cuerpo de cuando estamos satisfechos, o sea de cuando nuestro apetito se ha calmado, y con frecuencia no nos fijamos en ellos.

Cuando hacemos dietas, o bien limitamos nuestra nutrición, no podemos escuchar esas señales básicas de nuestro cuerpo.

La nutrición intuitiva se fundamenta en respetar la señal de apetito y la señal de saciedad. Es la idea de que debemos comer cuando tenemos apetito y parar de comer cuando estamos satisfechos, determinando qué, en qué momento y cuánto comer.

Otros principios de la nutrición intuitiva

Aparte de no limitarse y romper con las dietas, la nutrición intuitiva asimismo prioriza la auto aceptación, el amor propio y la autoestima. Aceptar tu cuerpo, tus restricciones y tu genética.

Además de esto, es esencial prestar la debida atención a las emociones y los sentimientos, como la ansiedad, la soledad, el hastío, que frecuentemente se esconden y confunden con el apetito, llevando al individuo a buscar bienestar en el alimento. Debemos comer para satisfacer necesidades fisiológicas y no sentimentales.

La nutrición debe ser un instante de satisfacción al comer lo que verdaderamente deseas, en un entorno agradable, eso deja una mejor percepción de la saciedad.

Es esencial hacer las paces con los alimentos, romper con el término de comida “buena” o bien “mala”. Siempre y en todo momento es esencial ejercitarte y cuidar tu salud.

La nutrición intuitiva no se trata de la cantidad o bien calidad de los comestibles, sino más bien de la relación de cada uno de ellos con el alimento.

El alimento no debe verse solamente por calorías o bien nutrientes como proteínas, hidratos de carbono, etcétera. Pues tan esencial como alimentarse es la manera en que comes. Y eso la técnica de la nutrición intuitiva lo puede solucionar.