Protégete del sol para evitar daños permanentes en la piel

Si quieres lucir una piel bronceada, inténtalo, pero no exageres. Independientemente de si vas a la playa o no, de si es verano o no, es importante que te protejas del sol. Es cierto que él proporciona vitamina D para los huesos, aumenta los glóbulos blancos, ayuda a reducir el colesterol, incrementa los niveles de testosterona, favorece la producción de la hormona de la felicidad (serotonina) y mantiene la energía, entre otros beneficios, pero por más bondades que pueda ofrecer, asolearse demasiado puede causar daños permanentes, sobre todo en la piel.

como-protegerse-del-sol

Daños que produce en la piel

Una extrema exposición puede ocasionar quemaduras, alteración de la barrera cutánea, inflamación, enrojecimiento, ampollas, erupciones, descamación, patologías cutáneas y, en el peor de los casos, cáncer. Aunque no lo notes al instante, el sol puede alterar el ADN y los radicales libres, sensibilizando y desequilibrando la dermis hasta reducir su función protectora. Así que sin importar qué tan frágil o fuerte crees que sea tu piel, lo mejor es que sigas estos consejos para mantener el sol a distancia.

Cómo protegerse del sol

Hay momentos del día en los que vale más extremar la protección. Entre las 12:00 y las 4:00 de la tarde el sol es más caliente y una sobreexposición en ese horario puede causar severos daños. Si puedes evitar salir mucho mejor, pero sino sé precavida.

La piel de los niños es mucho más sensible, así que ningún cuidado será exagerado para ellos. Usa un protector adecuado, ponles ropa segura, cúbrelos con un manta si es necesario, cómprales una sombrilla, un sombrero y quizás unos lentes si ya tienen edad para utilizarlos.

Tú también utiliza gorro, gafas, camisetas… cualquier implemento que te ayude a evitar que los rayos del sol penetren directamente en tu piel. Satisfactoriamente la industria de la moda ha diseñado infinidad de prendas y complementos que puedes adaptar a cualquier ocasión y vestuario. Escoge las que más te gusten y adáptalas a tu estilo.

Por nada del mundo dejes de colocarte protector solar. Antes que cualquier prenda e incluso maquillaje, aplica este producto, especialmente en el rostro y en las zonas más expuestas. No olvides los pies, ellos también necesitan protección. Selecciona uno con FPS mayor a 50 y reaplica cada dos horas. En el mercado encontrarás diversas presentaciones: Spray, cremas y lociones. Asesórate antes de elegir. Compra uno especial para el cutis y, en la medida de lo posible, refuérzalo con cosméticos que contenga protector.

Cuida tu alimentación y bebe mucha agua. Eso te permitirá mantener la piel hidratada.

Vota esta publicación