Saber comer bien puede ser más efectivo que una dieta para adelgazar

Una familia comiendo saludable

Existen personas que suelen pensar que la única manera de bajar y mantener el peso ideal es siguiendo un “régimen” alimenticio, que excluya alguno de los grupos de alimentos de nuestra dieta diaria.

La buena noticia para ellos es que no es necesario vivir de por vida solo tomando agua y galletas integrales; el peso ideal se puede lograr solo con educarse para comer bien, para poder mantener una dieta balanceada permanente. No se trata solo de gestionar bien los alimentos, sino de saber qué calse de alimentos podemos consumir, qué repercusión tiene cada uno de ellos en nuestra salud.

¿Cómo nos ayuda saber comer bien?

Los expertos dicen que más allá de saber y medir qué comer, es importante saber cómo comer, en resumen: las porciones. Esta es la forma más sencilla y adecuada de educarse para comer bien, y no se trata de menos que saber cuánto comer y qué comer.

Las porciones están previamente determinadas para adultos sanos, dependiendo de su sexo, edad, tipo de actividad física y contextura. Tampoco es algo genérico que se pueda aplicar tanto a un adolescente como a un adulto mayor. Se debe tener claro, según las características nombradas anteriormente, qué representa una porción de cada alimento para cada quién.

Obviamente, esto no es tarea sencilla, pero con la práctica y conocimiento adecuado se puede desarrollar un mecanismo para tener control sobre esto y por tanto, saber cómo mantener el peso. Tampoco es de vital importancia ir por la vida con una balanza para pesar y medir cada alimento que consumimos, sino que se deben establecer puntos referenciales que permitan al individuo conocer cuánto necesita de comida tanto para alimentarse como para sentirse satisfecho.

La culpa es de lo que vemos

Con el tiempo, la porción de comida que es servida en restaurantes ha ido aumentando su tamaño precisamente por la necesidad de satisfacer a sus comensales; por ende, al ver más comida en el plato, el sentido perceptivo del individuo se va habituando a raciones grandes de comida, y por ende, el estómago espera recibir esta cantidad para enviar la sensación de saciedad al cerebro.

El problema con esto, es que, si bien nos sentimos complacidos y satisfechos comiendo estos platos “maxis”, también es obvio que con ellos, nuestro cuerpo irá aumentando su volumen y con ello desencadenando todos los problemas asociados al sobrepeso que va desde hipertensión arterial, hasta diabetes.

Entonces, ¿cuál es la solución si la sociedad nos obliga a comer grandes cantidades de comida? Tener control sobre lo que comemos, no que lo que comemos tenga control sobre nosotros. Con esto, estaremos educando a nuestro organismo para comer bien y tendremos una dieta balanceada permanente.

Por último, te comparto una aplicación disponible para teléfono móvil y tabletas, la cual es de gran utilidad para saber qué nos aporta cada alimento, es fácil de usar, y gratuita. Se llama Fatsecret, está disponible para Android, Iphone y Windows.