Salsa picante mexicana o salsa roja

Receta para prpearar una deliciosa salsa picante

Tenemos buenas noticias para ti, si eres fanático de la comidas ardientes y picantes. La salsa picante no solo hace cosquillas a nuestras papilas gustativas, sino que también puede mejorar su salud de una manera importante.

Esos chiles habaneros no solo ponen tu lengua en llamas, sino que ponen a tu cuerpo en acción. Los expertos coinciden en que la comida picante puede hacer maravillas para tu cuerpo gracias a la capsaicina, el ingrediente activo de los pimientos. Conoce algunos de los principales beneficios de la salsa picante y pasemos a la receta para prepararla en casa.

Beneficios de las salsas picantes

La salsa picante puede contribuir a la pérdida de peso de varias maneras. Primero, la capsaicina puede aumentar temporalmente nuestra tasa metabólica y ayudar a quemar más calorías de manera eficiente.

Esto se traduce en un arranque rápido del cuerpo para perder peso, lo que lo hace efectivo para controlar el peso. La capsaicina se encuentra en pimientos que van desde los chiles rojos básicos hasta los de la escala de Scoville que podrían cerrar tus vías aéreas al instante.

Los pimientos picantes vienen con altas dosis de minerales esenciales, antioxidantes y vitaminas, incluidas la vitamina C y la vitamina A. Los antioxidantes en la salsa picante contienen propiedades antienvejecimiento y pueden ayudar a disminuir la presión arterial y reducir la inflamación. La vitamina C, a su vez, puede prevenir los resfriados y puede ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas.

Salsa picante caseras a la mexicana

Aprende la mejor receta para preparar una deliciosa salsa picante mexicana o salsa roja con ingredientes saludables y para acompañar todo tipo de comidas.

Ingredientes:

  • 6 tomates pera (tomate italiano)
  • 2 chiles jalapeños (1 si se desea poco picante)
  • 1/2 taza de cilantro fresco picado
  • 2 dientes de ajo
  • sal al gusto

Preparación:

Se lavan los tomates y se cortan en cuartos. Luego se ponen a hervir con un chorrito de agua (el mínimo para que los tomates suelten su jugo y rompan a hervir sin pegarse en la olla), los dos dientes de ajo (sin pelar), los jalapeños y una pizca de sal. Dejaremos que hierva todo durante 5 minutos y lo retiraremos del fuego.

Pelaremos los ajos y moleremos todo junto. Luego lo colaremos para retirar la piel del tomate y de los jalapeños. Finalmente agregaremos el cilantro bien picadito y probaremos para ver si hace falta añadir un poco más de sal.

Servir en un cuenco a parte para que cada cual se sirva la cantidad de salsa picante que desee.