Tipos de aceites que puedes utilizar mientras estás a dieta

Aceites que puedes usar mientras estás a dieta

Cuando estamos bajo algún plan alimenticio con la finalidad de bajar de peso, surgen muchas preguntas en torno a lo que es más sano para comer.

Las grasas, aunque en exceso son dañinas causando múltiples enfermedades al organismo, también son necesarias para que este funcione correctamente, entre otras cosas, para dotarlo con una reserva de energía, movilizar vitaminas en el cuerpo y por qué no, dar un sabor distinto a las comidas; por ello, y porque queremos que disfrutes al máximo todos los alimentos que deseas, haremos un pequeño resumen con los tipos de aceite que puedes utilizar mientras estás a dieta.

Aceites saludables para la dieta

Como venimos comentando, los aceites son necesarios para el cuerpo, pero los mejores para mantener el organismo en excelente estado sin riesgo de enfermedades cardiovasculares, son los naturales, ya que están procesados sin solventes ni ningún tipo de refinamiento; al contrario, son prensados al frío, lo que garantiza la preservación, mantenimiento y calidad de estos ácidos grasos y antioxidantes necesarios para, además, mantener en orden los niveles de colesterol.

Estos aceites llamados funcionales no contienen del colesterol animal que tan dañino es para nuestras venas y arterias, si no que las grasas que lo conforman suelen ser vegetales y fácilmente absorbidas y enviadas hacia el sistema hepático para extraer todos sus beneficios. Además, como extra, si se consume en dosis adecuadas, no representa ningún peligro de acumular grasa en el organismo.

Tipos de aceites que puedes utilizar mientras estás a dieta

Estos aceites, que deben ser consumidos a temperatura ambiente, ya que el calor o altas temperaturas eliminan de forma directa los nutrientes, y por tanto los beneficios que le deben proporcionar al organismo, son los siguientes:

Aceite de almendras:

Este tipo de aceite generalmente es utilizado para uso tópico ya que aplicado sobre la piel, le proporciona todas las propiedades que contiene, pero, además, si es consumido de forma adecuada, contribuye al correcto funcionamiento del sistema molecular, funcionando como un excelente antioxidante.

Aceite de cártamo:

También funciona como antioxidante, ya que contiene dentro de sus propiedades Omega 6 y 9, y además grasas poliinsaturadas que resultan positivas para mantener equilibrado el sistema inmunológico y cardiovascular. Además de esto, su consumo colabora con el trabajo de pérdida de peso, regulación de ciclos menstruales, control de la presión sanguínea y restauración del sistema capilar del organismo.

Aceite de coco:

Como los anteriores, el aceite de coco está repleto de antioxidantes ideales para prevenir problemas cardiovasculares. Además funciona como regulador del colesterol “malo” del organismo, promueve la quema de grasas y fortalece el sistema inmunológico.

Aceite de linaza:

Este tipo de aceite proveniente de la semilla de lino, favorece la estabilidad del sistema cardiovascular, reducción de problemas intestinales como gases y estreñimiento, restauración del sistema capilar y además beneficia el cerebro y todas sus funcionalidades gracias al omega 3.