Todo lo que necesitas saber sobre la remolacha

Remolacha partida en trozos sobre tabla de madera

Según algunos investigadores, el consumo diario de remolacha puede prevenir enfermedades como la anemia.

Es de color rojiza, sabor dulce y con varios nutrientes muy buenos para la salud. La descripción no deja lugar a dudas de que el vegetal en cuestión es la remolacha (en algunos lugares de América Latina también conocida como betabel); un tubérculo que puede consumirse crudo, asado o en jugo. Además de esta versatilidad, los beneficios de la remolacha son también numerosos.

Conoce los beneficios de la remolacha:

Composición: la remolacha es un tubérculo muy consumido en ensaladas, pero también puede extraerse azúcar de él, semejante a lo que ocurre con la caña. Su composición en macronutrientes es carbohidratos en mayor cantidad y proteínas en menor cantidad. Además, es rica en vitamina A,B y C, niacina y sales minerales como hierro, potasio, fósforo, calcio, zinc, manganeso y fibras.

Dieta: 100 g de remolacha cruda contiene una media de 48,8 calorías. Si está cocida, tiene aproximadamente 32,2 calorías. Aunque es un alimento muy rico en nutrición, se debe tener equilibrio en el consumo. Este alimento debe incluirse en un contexto de alimentación sana y equilibrada, y consumirse de forma complementaria a otras opciones importantes en la dieta.

Función: la remolacha se utiliza para combatir la anemia y el fortalecimiento óseo. Tiene funciones antiinflamatorias, reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares y el control de la presión arterial, es rica en antocianinas que previenen infecciones y antioxidantes que ayudan a combatir radicales libres responsables del envejecimiento.

Porque es rica en fibras, es un excelente alimento para fines laxantes. Para las embarazadas es una buena opción incluirla en el menú por contener ácido fólico que ayuda a formar el tubo neural del bebé. Y se ha utilizado mucho para los practicantes de la actividad física, ya que es rica en nitrito que se convierte en óxido nítrico que ayuda a la vasodilatación mejorando el transporte de nutrientes al músculo.

Recomendación: la mejor forma de consumir el producto sin sufrir muchas pérdidas nutricionales es en forma cruda, ya que cualquier proceso de cocción o de tratamiento altera el perfil de nutrientes y también provoca la pérdida de algunos que son termosensibles.

Conviene recordar que aquellos que tienen diabetes deben consumirla con moderación, ya que es un alimento que tiene un alto contenido de carbohidratos y se extrae azúcar de él. Los pacientes con cálculos renales deben evitarla cuando tengan una crisis renal.